En la actualidad, nuestros hijos tienen acceso directo a diferentes medios de comunicación e información, mediante herramientas cada vez mas accesibles desdela temprana edad (smartphones, tabletas, portátiles y ordenadores).

Debemos ser conscientes de ello y prepararnos para controlar y/o administrar los dispositivos a los que tienen acceso (sobre todo en horas de estudio) y diferenciar el uso de los mismos.
En la actualidad son tres los dispositivos de acceso a Internet utilizados por niños y jóvenes, cada uno de ellos de manera diferente dependiendo del objetivo o necesidad a cubrir:

Smartphone: es el mas utilizado para accesos sociales (redes).
Tabletas : es el medio mas utilizado para el ocio (juegos).
Portátil y/o ordenador: es el mas utilizado para educación (estudio y trabajos).

 

De todos ellos, es el uso de smartphones y su acceso directo y privado a redes sociales lo que mas preocupa a padres y educadores. Nosotros mismos hemos podido ver en nuestros campamentos deportivos la dependencia que muchos niños tienen de los móviles.

 

Pero para dar paso a nuestros hijos a estos dispositivos debemos comenzar por “hacernos sociales” nosotros mismos, para saber a qué tienen acceso y compartir experiencias con ellos: Compartir no es lo mismo que espiar.

En el periodo infantil (hasta los 9 años) los niños solo deberían acceder a webs o aplicaciones que hayan sido antes revisadas por nosotros, los padres. Somos nosotros los que les proporcionamos un entorno 100% seguro. Debemos tener claro que un niño no tiene la capacidad de no acceder a un medio social si tiene la opción de hacerlo..

En la edad preadolescente, nuestros hijos comienzan a aventurarse de manera personal en el ciberespacio y aplicaciones.. Es la hora de que “velemos” por su seguridad y de que “reglemos” el uso de los dispositivos mediante horarios, lugares o medios de conexión. La información es imprescindible para que nuestros hijos accedan conscientes de la utilidad de las redes, pero también de los riesgos de las mismas.

Ya desde la adolescencia (desde los 14 años) es cuando comenzamos a demostrarles poco a poco que confiamos en ellos dándoles mas libertad y respetando su espacio. Ayudémosles a entender internet ya como “adultos” y a que sean conscientes de la huella digital que dejan sus interacciones en Internet, así como los límites que deben salvaguardar con respecto a su privacidad y a la de terceros.

 

Todo esto parece “sencillo” de llevar cuando son nuestros dispositivos móviles (smartphone o tablet) u ordenador, los que utilizan nuestros hijos. ¿Pero que pasa cuando dan el salto a uso de su propio smartphone?
Si creemos que nuestros hijos están preparados para el uso particular de un teléfono móvil, ¿por qué no proponerles acceder al mismo mediante un contrato?

¿TU PRIMER MOVIL? AQUÍ TIENES EL CONTRATO DE SOLO 15 PUNTOS.
SI ESTAMOS DE ACUERDO: ¡ADELANTE!

 

1. Se trata de un contrato de préstamo. El móvil lo he comprado yo., pero yo te lo presto porque te quiero y confío en ti.
2. Yo siempre sabré la contraseña. Cuando te dejo en algún caso una copia de las llaves de casa, no por ello me quedo yo sin originales.
3. Si suena y conoces el número, cógelo. Sé educado y coge siempre, siempre, la llamada de papá y mamá. Nosotros haremos lo mismo con tus llamadas.
4. Necesitaré que me entregues el teléfono cada mañana antes de ir al cole. Cada noche (incluidos los fines de semana) el teléfono se apagará a las 22h.
Si no llamarías al teléfono fijo de alguien porque sabes que no es una hora apropiada y sabes que podrían responder sus padres, tampoco llames o envíes mensajes al móvil a dichas horas. Respeta a las otras familias como nos gusta que nos respeten a nosotros.
5. El teléfono móvil no se lleva al colegio. Habla con la gente y con tus amigos en persona. Habrá días especiales (media jornada, excursiones, actividades extraescolares) que probablemente requerirán consideraciones especiales: lo hablaremos y pactaremos.
6. Si el móvil se daña, golpea o estropea, tú eres el responsable y la reparación la tendrás que pagar tú. Para ello, ahorra dinero (cumpleaños, pagas u otros trabajos). Ya tienes edad para ser responsable.
7. No uses el móvil para mentir, hacer tonterías o engañar a otra persona. No te involucres en conversaciones que sean dañinas para los demás. Sé un buen amigo, tal y como esperas del ellos.
8. No envíes mensajes, correos electrónicos o digas nada a través del móvil que no dirías en persona o en presencia de papá y mamá..
9. Nada de pornografía. Busca en la web información que compartirías abiertamente conmigo. Si tienes alguna duda sobre algo, pregunta a una persona mayor, preferiblemente de tu familia.
10. Si estás en lugares públicos, apágalo o siléncialo. Especialmente en restaurantes, en el cine o mientras hablas con otra persona. No eres una persona mal educada, no dejes que el móvil cambie eso.
11. No envíes ni recibas imágenes íntimas tuyas ni de otras personas. Algún día estarás tentado de hacerlo, a pesar de tu gran inteligencia. Es arriesgado y puede arruinar tu vida de adolescente, joven y adulto. Es siempre una mala idea. El ciberespacio es más poderoso que tú y yo. Es difícil hacer que algo de esa magnitud desaparezca, incluyendo una mala reputación. Lo escrito, enviado o publicado, queda: es la huella digital.
12. A veces conviene dejar el móvil en casa. Hay que saber vivir sin él, no es necesario estar siempre conectado. Pruébalo: lo agradecerás.
13. Es genial poder escuchar música en tu móvil pero no tengas miedo de bajarte música nueva o diferente de la que millones de chicos como tú escuchan, que es siempre lo mismo. Tienes que tener tu propia personalidad.
14. Es genial poder jugar en tu móvil pero recuerda que también existen juegos que te ayudan a aprender jugando como los juegos de palabras, puzzles , juegos de mesa… Tómalo como un juego mas de los que ya dispones.
15. Meterás la pata y te quitaré el teléfono por incumplir el contrato. Hablaremos sobre ello y volveremos a empezar. Tú y yo siempre estamos aprendiendo. Somos un equipo. Estamos juntos en esto.

 

Los contratos están para pactar entre las partes, por lo que probablemente a mas de uno le falten o sobren puntos en este contrato. La “redacción del contrato” debe seguir un objetivo final y común al que aspiramos: seguir educando a nuestros hijos en un entorno seguro.

 

 

ENLACES DE INTERÉS:

- http://grupodeinfancia.org

- http://padres20.org

- http://www.protegeles.com/docs/estudio_internet.pdf

- “Redes sociales, nuevos dispositivos y nuevas tecnologías” .- Jaime Requejo (Conferencia Colegio Claret – Madrid 2015).